Archivo por meses: enero 2016

Tenencia responsable de mascotas: una práctica común pero que necesita regulación.

A quien no le gustan las mascotas?

Con algunas excepciones, a la mayoría de las personas les gusta tener una mascota en su casa que les brinda amor y compañía.  Pero qué pasa cuando se descuidan las reglas que rigen en el lugar donde se vive?

Muy sencillo, se tienen problemas con los demás.

Según don Sergio Araya, administrador del condominio Villa Real, el problema general es que las personas creemos que las mascotas son juguetes y cuando pensamos en comprar alguna no tomamos en cuenta aspectos como quien lo cuidará, tamaño, espacio para que se ejerciten, por mencionar algunos, sino que nos dejamos llevar por el que más nos gusta.

Esta situación lleva a que muchos animales molesten a los vecinos porque se escapan y deambulan por las propiedades, están sueltos en las calles sin supervisión, ladran demasiado por cualquier razón o  hasta porque defecan en los jardines ajenos.

Por lo tanto, en un condominio con una cantidad de 340 propiedades y 240 casas, en las cuales un 90% tiene mascota, la regulación es un tema importante.

Reglamentos

El reglamento para la Reproducción y Tenencia Responsable de Animales de Compañía, publicado en la Gaceta el 06 de febrero del año 2004, en el capítulo I, articulo 2,  establece para efectos jurídicos lo siguiente:

Se reconoce como propietario, poseedor o guardián a la persona responsable en forma permanente o transitoria de un animal de compañía y por lo tanto responde por su trato y bienestar, así como de aquellas acciones que el animal pudiera realizar en contra de la propiedad de terceros, de otras personas, de otros animales, la Salud Animal y la Salud Pública, con consecuencias administrativas, civiles o penales.

Debe ser mayor de edad y no estar incapacitado para proporcionar los cuidados necesarios al animal y asumir las responsabilidades contempladas en el ordenamiento jurídico.

El reglamento del condominio Villa Real contempla un artículo específico para la tenencia de mascotas y animales en general.

Establece que se permiten las mascotas, que en su mayoría son perros y gatos, también hace mención de aquellas que no son permitidas por ser consideradas peligrosas.

Se establece que cada condómino debe mantener a su mascota dentro de su finca filial y que no puede andar deambulando por las demás fincas filiales ni en la calle. También se deja claro que dicha mascota no debe causar molestias a los vecinos.

Cualquier incumplimiento a las reglas anteriores, será causa de una amonestación. Un condómino es amonestado un máximo de dos veces. A la tercera será multado y dicha multa se cargará a la cuenta de mantenimiento. Existe un historial donde se puede consultar qué tan reincidente es una situación de este tipo en una finca filial.

La multa que se aplica al condómino por cualquier incumplimiento a dicho reglamento la cual ronda los cuatrocientos mil  colones (400.000.00).

Procedimiento

La mecánica de aplicación del reglamento consiste en que el guarda de seguridad  identifica a quien pertenece el animal que está deambulando por las calles o en la propiedad de otra persona y llama a la caseta principal para que el dueño lo recoja.  Lo devuelven las dos primeras veces, la tercera vez tendrá que pagar una multa.

Si no se logra identificar el propietario, el oficial recoge el animal si este no representa un peligro a la integridad física del oficial, lo lleva a unos refugios destinados para encerrarlos y ahí el dueño tendrá que ir a buscarlo previo pago de la multa.

Comité de mascotas

La administración del condominio se ha dado a la tarea de formar un comité de mascotas para lograr un mejor convivio entre los residentes.

También para mejorar el manejo de las mascotas se hizo una charla de inducción a las servidoras domésticas que en su mayoría son quienes están a cargo de las mascotas para explicarles un poquito más sobre las necesidades, básicamente de seguridad y tenencia, que tienen estos animalitos.

Existen una serie de facilidades para mejorar la convivencia entre los residentes que tienen mascotas y los que no como por ejemplo, la instalación  de puestos de recolección de deposiciones y además se destinó una zona del residencial como parque donde las mascotas pueden estar libremente, sin necesidad de correa, se ejerciten y socialicen con otros perros.

De acuerdo con don Sergio, la idea con todos estos esfuerzos del reglamento, el comité de mascotas, el área de esparcimiento y los basureros es que tanto el dueño de mascota como los vecinos, disfruten de ellas pero de una manera responsable, sin generar ningún tipo de problema y en un ambiente seguro.